transparent

 

English

 

transparent

¿Cómo saber si los niños(as) están presenciando situaciones de violencia en el hogar?

Los niños(as) y los (las) adolescentes necesitan que sus padres les brinden un hogar seguro y cariñoso en el cual puedan desarrollarse, aprender y jugar. Sin embargo, cuando un niño(a) ve, escucha o sabe que uno de los padres lastima al otro, se pone en peligro la seguridad que normalmente se encuentra en el hogar. A menudo los padres creen que los hijos no se enteran de las situaciones de abuso y de violencia que ocurren. Pero los niños(as) están más conscientes sobre lo que sucede de lo que nosotros pensamos. Puede que escuchen o vean la situación atemorizante cuando sucede. Otras veces saben que algo malo ocurrió porque ven la preocupación reflejada en el rostro de la madre, las lesiones en su cuerpo, y/o las cosas revueltas o rotas en la casa.


Cuando no se habla sobre el abuso, los niños formulan sus propias explicaciones tales como:

  • El abuso es algo normal y está bien
  • La violencia es una forma aceptable de resolver los problemas
  • Los hombres tienen derecho a controlar a las mujeres
  • Los demás tienen derecho a maltratarme
  • Nada me brinda seguridad


Lo que ven puede afectarles de por vida.

Los niños(as) de todas las edades, incluso los/las bebés, pueden verse afectados al ver o al escuchar situaciones de maltrato. A continuación enumeramos algunos síntomas que pueden manifestarse cuando los niños(as) y los adolescentes presencian abuso intrafamiliar.

Bebés y Niños(as) de 0-4 Años

Bebés y niños(as) en edad preescolar:

  • Irritabilidad, frustración o llanto inconsolable
  • Afecciones frecuentes, tales como diarrea
  • Dificultad para comer
  • Problemas para dormir
  • Problemas de control de esfínteres (se orina aun cuando ya no usa pañales)
  • Dificultad para separarse de la persona que lo cuida
  • Retraso en el desarrollo
  • No responde
  • No demuestra sentimientos
  • Presenta pataletas más frecuentes
Los Niños(as)

Los niños(as) pueden presentar uno o más síntomas:

  • Dolores de cabeza o de estómago; dificultad para dormir
  • Pérdida de aptitudes aprendidas anteriormente (ir al baño).
  • Temor a estar solo.
  • No querer separarse de la persona que lo cuida
  • Retraso en el desarrollo normal de un niño de su edad
  • Dificultades en la escuela
  • Cuadros de ansiedad, agresión y el fingir ciertas situaciones
  • Tendencia a jugar o dibujar repetidamente el episodio de violencia
  • Problemas de atención y de hiperactividad

Los niños(as) que presencian actos de violencia también pueden:

  • Actuar como si fueran padres y sentir la necesidad de ocuparse de la familia
  • Asumir el papel del padre abusivo y acosar a los miembros de la familia, si ese padre se marcha
  • Culpar al padre no abusivo por "separar a la familia"
  • Ser diagnosticado erróneamente con el Trastorno de "Déficit de Atención e Hiperactividad" (ADHD, por sus siglas en inglés), debido a la dificultad para concentrarse y a la hiperactividad presentada.


Aunque estos comportamientos pueden ser difíciles de manejar, recuerde que los niños(as) simplemente hacen lo que necesitan para sobrevivir. Tenga paciencia y busque asesoría para saber cómo ayudar a sus niños/adolescentes con estos comportamientos.

A menudo uno de los niños(as) de la familia parece ser el del "problema". Pero ese niño(a) lo que está diciendo es que toda la familia necesita ayuda. Los hermanos que son callados y parecen estar bien, tan sólo podrían estar sufriendo de formas distintas.

Los/las adolescentes
  • Depresión y ansiedad
  • Escaparse de la escuela o faltar a clase
  • Autoagresión o pensamientos suicidas
  • Apartarse de actividades que antes disfrutaba y de los amigos
  • El uso de alcohol o de drogas
  • Presentar un comportamiento sexual peligroso o riesgoso/ embarazo
  • Tener trastornos alimenticios
  • Maltrato en las relaciones amorosas

Press "Esc" to Quick Escape

A new tab will open and this page will redirect to Google.
X