Press "Esc" to Quick Escape

A new tab will open and this page will redirect to Google.
X

transparent

transparent

helpline desktop

helpline-desktop

Cómo puedes TU ayudar a hacer mas para poner fin a la violencia doméstica

No importa cuál sea tu rol en la vida, ya seas un padre o una madre, un compañero(a) de trabajo, un vecino(a), o un amigo(a), tu puedes ayudar a ponerle fin a la violencia doméstica en nuestras comunidades. A continuación te enterarás de qué acciones puedes tomar:

  • Padres

  • Jóvenes

  • Educadores

  • Empleadores y compañeros de trabajo

  • Profesionales de la salud

  • Involúcrese en la vida de su hijo(a), en su escuela y en sus actividades.
  • Mantenga una comunicación abierta con su hijo(a).
  • Moldee una relación saludable basada en el respeto y la confianza.
  • Hable proactivamente con su hijo(a) sobre la violencia en relaciones amorosas, el abuso digital, como establecer límites saludables, y el sexo y el consentimiento en las relaciones amorosas.
  • Edúquese sobre las señales y las dinámicas del abuso.
  • Si usted nota un cambio en el comportamiento de su hijo(a), no lo ignore. Pregunte lo que está pasando.
  • Si nota moretones o heridas en su hijo(a), hágale preguntas. No deje pasar las situaciones, especialmente si las explicaciones no tienen sentido.
  • No minimice la importancia de las relaciones amorosas de su hijo(a).
  • Asegúrese de que la escuela de su hijo(a) ofrece clases y talleres sobre la violencia doméstica y relaciones abusivas. En cumplimiento con la ley Lindsay Ann Burke de Rhode Island, todas las escuelas medias y secundarias en el estado deben tener una política para discutir y afrontar las relaciones abusivas, deben capacitar a sus profesores en este aspecto y deben ofrecer educación sobre las relaciones abusivas a sus estudiantes y empleados.
  • Si su hijo(a) está experimentando una relación abusiva, conéctese con una agencia local contra la violencia doméstica para desarrollar un plan de seguridad y aprender cómo apoyar a su hijo(a) de la mejor manera.
  • Hable con otros padres para acordar cuidar a sus hijos(as) mutuamente e informarse mutuamente si ven cualquier señal de abuso.
  • Di algo si escuchas a tus amigos usar un lenguaje inapropiado o bromas que son ofensivas hacia otros o que promueven la violencia.
  • Edúcate sobre las señales y las dinámicas del abuso.
  • Si notas que un amigo(a) tiene moretones o heridas frecuentes, pregúntale lo que está pasando sin juzgarlo(a).
  • Habla con tus amigos sobre cómo establecer límites saludables en sus relaciones amorosas y los peligros del abuso digital.
  • Si sospechas que tu amigo(a) está en una relación abusiva, habla con un adulto de confianza, contacta a una agencia local contra la violencia doméstica, o llama a la línea de ayuda estatal al  1-800-494-8100.
  • Si tu amigo(a) te dice que está en una relación abusiva, apóyalo(a) y ten paciencia. Contacta a una agencia local contra la violencia doméstica, llama a la línea de ayuda estatal o habla con un adulto que pueda ayudar.
  • Únete o empieza un club para jóvenes en tu escuela o en tu comunidad que discuta el tema de las relaciones abusivas y que ofrezca consejos que ayuden a crear relaciones saludables.
  • Entérate si tu escuela tiene una política que ayude a combatir a la violencia doméstica y las relaciones abusivas, capacite a los profesores en el tema, y ofrezca información para ti y tus compañeros. ¡Es la ley en Rhode Island!
  • Organiza un evento en tu escuela o en tu comunidad que despierte conciencia sobre las relaciones abusivas y promueva relaciones amorosas saludables.
  • Ofrécete como voluntario en una agencia local contra la violencia doméstica.
  • Mantenga comunicación abierta con los estudiantes de su escuela.
  • Asegúrese de que los estudiantes sepan de los recursos que la escuela ofrece para ayudar en casos de relaciones abusivas y cómo crear relaciones amorosas saludables.
  • Si usted ve a un(a) estudiante con moretones o heridas, o si usted sospecha que un(a) estudiante puede estar sufriendo abuso, pregúntele si está bien y manténgase al tanto.
  • Cada vez que sea posible, incorpore en sus clases, y en los programas para después de la escuela, lecciones sobre la prevención del abuso en las relaciones amorosas.
  • Si usted nota un comportamiento abusivo en el salón de clase, en los corredores o en cualquier otro lugar, no lo ignore, intervenga.
  • Hable con sus colegas acerca de cualquier comportamiento abusivo que observe entre los estudiantes. Ayúdeles a hacer la conexión entre la violencia doméstica y las relaciones abusivas y otros aspectos importantes de seguridad en la escuela.
  • Hable con los administradores de su escuela acerca de establecer políticas que protejan a los estudiantes de violencia doméstica y abuso y asegúrese de que su escuela cumple con la ley  Lindsay Ann Burke. De acuerdo con la ley, todas las escuelas medias y las escuelas secundarias están obligadas a tener una política que aborde el tema de las relaciones abusivas entre adolescentes, capacite a los profesores en el tema, y ofrezca a los estudiantes adolescentes y empleados talleres anuales sobre la violencia doméstica.
  • Establezca comunicación con los padres de sus estudiantes. Ayúdeles a entender las dinámicas de las relaciones abusivas y a reconocer las señales de alerta.
  • Asegúrese de que los recursos de ayuda contra la violencia doméstica están visibles y accesibles en su escuela, y ayude a desarrollar programas motivantes de educación para los estudiantes.
  • Establezca programas de colaboración con organizaciones de la comunidad local de la Coalición y refiera a los estudiantes que están sufriendo abuso.
  • Octubre es el Mes Nacional Contra la Violencia Doméstica (DVAM, por sus siglas en inglés), y febrero es el Mes para la Prevención de las Relaciones Abusivas entre Adolescentes (TDVAPM, por sus siglas en inglés). Apoye a su escuela con la participación en estas actividades mensuales y ayude a organizar eventos en la misma. Visite nuestro sitio en internet para conocer las iniciativas locales, estatales y nacionales durante estos meses y durante el año.
  • Si usted ve a un(a) colega que tiene moretones o heridas recurrentes, pregúntele si está bien y sea un recurso para el (ella).
  • Asegúrese de que su lugar de trabajo ha establecido políticas que protejan a las víctimas de violencia doméstica.
  • Edúquese sobre las señales de alerta, las dinámicas de la violencia doméstica y de cómo puede impactar el lugar de trabajo.
  • Algunas veces, las parejas abusivas molestan a sus víctimas en el trabajo (por ejemplo, llaman constantemente a sus víctimas o les hacen escándalos afuera de la oficina). Si estos incidentes ocurren, informe su preocupación a la oficina de recursos  humanos y ofrézcale ayuda a su compañero(a) de trabajo.
  • Asegúrese de que los materiales y recursos para víctimas de la violencia domestica están visibles y accesibles en su lugar de trabajo.
  • Si escucha que sus compañeros(as) de trabajo hacen chistes inapropiados o comentarios sexistas que culpan a las víctimas, exprese su desacuerdo.
  • Sea paciente. Entienda que usted no puede forzar a nadie a buscar ayuda y que es muy difícil terminar una relación abusiva. Solo dígale a su compañero(a) que usted está ahí para él (ella).
  • Como empleador, organice talleres sobre la violencia doméstica y el lugar de trabajo. Haga del lugar de trabajo un lugar seguro donde la violencia no es tolerada y donde la flexibilidad y beneficios estén disponibles para que aquellos que sufren de abuso se sientan confiados de hablar.
  • Establezca relaciones de colaboración con las personas que trabajan en las agencias locales contra la violencia doméstica.
  • Pregunten a todos sus pacientes sobre la violencia doméstica. Las preguntas incluidas en el “universal screening” son la mejor manera de identificar a las víctimas y pueden ayudarle a referir a las víctimas de abuso a servicios cruciales que puedan necesitar.
  • Escuche con paciencia las explicaciones de sus pacientes sobre las heridas y las descripciones sobre su vida familiar y personal. Si usted sospecha que su paciente puede estar sufriendo violencia doméstica, dígale que usted está ahí para ayudarle y que cualquier información que él (ella) le comparta, es confidencial.
  • Asegúrese de que usted tiene visible en las salas de espera todos los recursos disponibles y accesibles para víctimas de violencia doméstica.
  • Edúquese y ayude a educar a sus compañeros de trabajo sobre las señales de abuso, procedimientos de identificación de las víctimas y cómo apoyarlos (las) y referirlos (las) a los programas de ayuda.
  • Establezca relaciones de colaboración con las personas que trabajan en las agencias locales contra la violencia doméstica y con oficiales de la ley para garantizar la seguridad de las víctimas.
  • Sea paciente. Entienda que usted no puede forzar a nadie a buscar ayuda y que es muy difícil terminar una relación abusiva. Apoye a sus pacientes y asegúrese de que ellos sepan que usted puede ayudarles.